Desde las riberas / Dagli argini

10,00 Impuestos incluidos

Giovanni Caravaggi

Categoría:

Descripción

DESDE LAS RIBERAS / DAGLI ARGINI
Edición bilingüe Español-Italiano
Giovanni Caravaggi
Prólogo de Antonio Colinas
Edición al cuidado de Paola Laskaris
Madrid, diciembre de 2014
ISBN: 978-84-941038-8-9
80 páginas, 12,5 x 19,5 cm.
Rústica con solapas
Colección Poéticas, 6
Precio: 10 euros (IVA incluido)

* * *

EL LIBRO:

Extracto del prólogo de Antonio Colinas:

Hay en estos poemas como una tensión «entre tinieblas y minutos», pero el ser centrado equilibra siempre la angustia del vivir, acaso hasta la misma y grave ausencia de la amada. ¿Y cuál es el recurso del poeta? Como en una buena parte de la tradición literaria universal, será la naturaleza vivida e interpretada en su plenitud la que vendrá en ayuda del ser.

En ella, el poeta encuentra señales concretas –ese diálogo o tensión entre ríos (el Ticino, el Mosa), los leves verdores que intuimos de la Lombardía–, pero por encima de estas señales significativas, ciertas, yo creo que en la poesía de Caravaggi se impone el poder de los símbolos, que como nos recordó María Zambrano son los que acaban desvelando, entreabriendo, el lenguaje de los misterios. «El alma del poeta / se orienta hacia el misterio», nos había dicho también sabiamente Machado.

Los distintos árboles y aves fluviales adquieren así ese sentido de buscar respuestas para las preguntas primordiales del ser humano. En una semblanza del paisaje castellano esos símbolos serán certeros y evidentísimos (las cigüeñas, el olivo, el rebaño, el pino, la piedra). La mayoría de los poemas están fijados desde esa quietud de los ojos, desde ese ahondar de la mirada, desde esa serenidad del contemplar desde el mirador de las orillas y riberas de los ríos; aunque a veces –también como en Machado– haya un tren que cruce la noche, que avance, como los mismos ríos, hacia esa Unidad que, también simbólicamente, representa la mar.

Intensidad que hace fulgir las palabras más sencillas y humildes, plenitud expresiva, emoción contenida hasta los límites, pureza formal y esa concisión que lleva a que nada sobre ni falte en el poema, son otras de las características de esta poesía que convence por verdadera. En un poema como Noches de verano, o en el que cierra el libro, esa condensación de la sensibilidad llega a una belleza extrema.

Y es precisamente en ese poema final donde el lenguaje ha adquirido su depuración más acusada. Primero, porque con levedad se nos expresa la inmensidad ignota (los «silencios vacíos / del firmamento»), y también porque, de nuevo a través de los símbolos (unos ojos, una sonrisa), regresa la amada, la fuerza última del amor, y sobre todo porque se da un gran afán de fusión con el Todo, que a veces no otra cosa pretende la verdadera poesía. De ahí que el fluir de los ríos de la memoria de Caravaggi y el fluir de su propia vida no sean sino una fecunda comunión.

* * *

EL AUTOR:

GIOVANNI CARAVAGGI (Varese, Italia, 1934). Catedrático emérito de Literatura Española en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Pavía, es miembro correspondiente de la Real Academia Española y de la Reial Acadèmia de Bones Letres de Barcelona y desde 2001 es Comendador de la Orden de Isabel la Católica. Autor de artículos, ensayos, estudios monográficos y de enfoque ecdótico, que han marcado y marcan la historia del hispanismo europeo, además de fino traductor e intérprete de la poesía de Jorge Manrique, Antonio Machado, García Lorca, por citar solo algunos nombres.

Su única concesión a la creación literaria personal es este breve poemario que publicó en juventud en una plaquette sin pie de imprenta ni afán de difusión. Una pequeña joya poética que se ha querido rescatar ahora, cuarenta años después y con ocasión del ochenta cumpleaños de su autor. En estos versos Giovanni Caravaggi (también elegante pintor del paisaje lombardo) nos conduce con sabia ternura visionaria por el camino sinuosamente misterioso de la vida, en cuya estela fluye también, con sigiloso respeto, el presente humilde homenaje al hispanista, al hombre y al poeta.

* * *

POEMAS DEL LIBRO:

 

CAMPANA

En la noche brumosa
penetra la campana en las paredes
sedientas de calor.
Por cuadros borrosos
de techos iguales y grises murallas,
el sonido a lo lejos se extravía.
La hora se enfanga por las riberas
que sinuosas ciñen
el camino del río.
Noviembre vela y desliza angustia.
Llama la campana,
perdidamente llama
por estas calles apáticas,
enlazando hilos imposibles
al cristal de ajenos firmamentos.

#

CAMPANA

Nella sera brumosa
penetra la campana
le pareti assetate di calore.
Per riquadri offuscati
di tetti uguali e di muraglie grige
il suono da lontano si smarrisce.
E l’ora s’impaluda lungo gli argini
che sinuosi costringono
il cammino del fiume.
La novembrina veglia angoscia stilla.
E chiama la campana,
perdutamente chiama,
tra queste strade apatiche
per saldare impossibili fili
al cristallo d’ignoti firmamenti.

* * *

LENTO NOSTÁLGICO

La niebla envuelve ya
los ordenados álamos,
los caseríos encendidos.
Sosegadas somnolencias se extienden
sobre convulsas memorias.
El sueño inmenso y resignado
del viejo castellano
en la ola de pinos y pedregales,
del Guadarrama al llano.
Las cigüeñas que vuelan
al amarillo refugio del campanario,
como lentas canciones de montaña.
Unos cuantos olivos atormentados,
pocas cosas retorcidas.
El rebaño va pasando despacio
por las pendientes toledanas,
rubia espalda sobre el mar
a la que el viento caprichoso despierta.
Nuevas cigüeñas como veleros
en Ávila, sobre el sueño de los beatos.
El azul lejano de los montes,
frontera de inmutados silencios.
Cuánto apena esta noche la niebla
los techos estremecidos.

#

LENTO NOSTALGICO

La nebbia ormai nasconde i degradanti
pioppi, gli accesi casolari.
Pacate sonnolenze si distendono
su memorie convulse.
Il sogno immenso e rassegnato
del vecchio castigliano
sull’onda dei pini e delle pietraie,
dal Guadarrama al piano.
Le cicogne che remigano al giallo
rifugio del campanile,
come lente canzoni montanine.
E sparsi ulivi che si tormentano,
poche cose contorte.
Il gregge che trascorre adagio adagio
lungo i declivi toledani,
bionde gobbe sul mare
destate chi sa da quale
vento capriccioso.
E nuove cicogne veliere,
in Avila, sul sonno dei beati.
E l’azzurro lontano dei monti,
confine di silenzi non turbati.
Quanto la nebbia stasera incupisce
i tetti rabbrividiti.

* * *

VOCES AMIGAS

Ahora la noche reconduce
voces amigas.
La gente duerme tranquila;
los fresnos susurran leves
y misteriosas las estrellas.
En el aire, diseño de faroles,
parece cumplirse
la fábula gentil,
blanca vela que zarpa
como vuelo de gaviota
hacia montes de plata.
La luz de la luna en la ribera
aleja la memoria de la niebla.
El Ticino con rápidos saltos
arrastra silente
hacia el mar
minutos sin tiempo.

#

VOCI AMICHE

Ora la notte ha ricondotto
voci amiche.
La gente dorme tranquilla;
lievi sussurrano i frassini
e misteriose le stelle.
Nell’aria disegnata dai fanali
ogni gentile favola
potrebbe ravverarsi,
bianca vela che salpi
protesa come un gabbiano
a montagne d’argento.
Il chiarore lunare sulle rive
allontana ricordi di nebbie.
Il Ticino per rapide improvvise
al mare si trascina
tacitamente
minuti senza tempo.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Desde las riberas / Dagli argini”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *